Mi primera Comunión

Mi primera Comunión

Mi primera comunión, ese momento tan especial para los más pequeños donde cada detalle cuenta.

Ser niño es vivir y disfrutar la vida como el instante que dura una pompa de jabón.

En primer lugar, debemos pensar en que estén guapos pero también cómodos y a gusto con lo que van a llevar, sobre todo, si queremos que aguanten más tiempo con el vestido o el traje puesto y no deseen cambiarse para jugar.

En el caso de las niñas, es importante que los vestidos no aprieten de la sisa, del mismo modo que debemos asegurarnos que a los niños no les moleste el tiro ni se sientan agobiados por la camisa, sobre todo, en el caso de que lleven el botón del cuello cerrado. 

Por otro lado, los zapatos, ya sabemos que nos pueden estropear el día por lo que os recomiendo dejarles que los usen por casa, aunque sea para ver la tele, así el zapato se va adaptando. 

De todos modos, no está de más llevar unos de repuesto.

Para la primera comunión, las niñas suelen querer llevar coronas o algo especial en el pelo. Para ello, Mery Puch Tocados, os recomienda que este complemento lo encarguéis en un taller especializado en tocados.

Aunque os sorprenda, es posible que os salga más barato que donde os vendan el vestido y nos aseguran que os van a ofrecer mayor variedad y calidad sin olvidar que lo podríais personalizar al 100%. 

Además, os ofrecerán el tipo de sujeción más adecuada para que no le moleste.

Si algo está claro, es que es el día de los niños, así que debemos poner lo que esté en nuestras manos para que lo disfruten con sus amigos. 

Con todo esto, una decoración acorde al espacio hará más bonito el evento. No se necesitan grandes cosas, con algo sencillo podemos quedar muy bien, un ejemplo podría ser un tipi o una mesa dulce bonita.

Por último, pero no menos importante, está el fotógrafo.

Para inmortalizar estos momentos y poder recordarlos La Ventana de Gras Foto, nos recomienda una fotografía donde se capte la esencia y naturalidad de los niños.

Conectar con ellos y que no se sientan intimidados, es básico.

Por lo tanto, es importante contratar un fotógrafo a quien le gusten los niños.

Si quieres estar al tanto de más artículos como este, suscríbete a nuestra ¡Newsletter!

mi primera comunión
mi primera comunión
mi primera comunión
mi primera comunión
mi primera comunión
mi primera comunión